2 nov. 2018

EL CLUB TAURINO DE MURCIA NOS INFORMA




Juan Belda: “La espina de mi carrera es no haber pisado Madrid”

El matador de toros Juan Belda fue el protagonista del último Martes Taurino del mes de octubre celebrado en la noche de ayer en el Real Club Taurino de Murcia. Belda, que cumplía el pasado mes de septiembre diez años de alternativa, se formó en la primera etapa de la Escuela de Tauromaquia de la Región de Murcia, toreando posteriormente 67 novilladas con picadores y forjándose en el Valle del Tiétar. La alternativa llegó en Murcia el 15 de septiembre de 2008 de manos de Enrique Ponce con Pepín Liria como testigo. A partir de ahí comenzó el difícil camino por hacerse un hueco en el escalafón superior.

Juan Belda se ha visto obligado a estar en el dique seco los dos últimos años debido a un accidente de tráfico que le produjo una grave lesión en el brazo izquierdo y que le ha dejado importantes secuelas. Tras una intensa rehabilitación durante todo este tiempo, Belda ya se encuentra inmerso en su preparación de cara a la próxima temporada: “Tengo perdida la movilidad del brazo izquierdo en un 50%. A pesar de ello, puedo hacer vida normal y puedo torear”, añadiendo que: “Estuve un año sin poder coger un capote, se me caía un vaso y mentalmente te vienes abajo. De un tiempo a esta parte asumí mis limitaciones y empecé a trabajar con ellas pensando en la temporada que viene”.

El de Fortuna afirmó que la gran espina de su carrera es no haber pisado Madrid, ni en su etapa como novillero, ni como matador de toros para confirmar alternativa. Las pretensiones del de Fortuna para la temporada que viene pasan por torear una decena de corridas en Perú y tres o cuatro en España antes de abordar Madrid. “Sería absurdo decir que quiero matar 20 corridas de toros tal y cómo está esto –asegura-. Soy consciente de que es muy complicado, pero me falta Madrid y sé que no me puede quitar nada”. Belda, a pesar de vivir un momento personal de su vida de mucha estabilidad, aseguró que:“Tengo un trabajo, una casa, una mujer y una familia maravillosas que me apoyan en todo, gozamos todos de salud, pero me falta torear para sentirme pleno”, teniendo muy claro que: “Sé que no soy Morante, ni Manzanares, pero sé perfectamente quién soy y, tengo claro que, en el sitio que se ponen muchos compañeros que están funcionando, soy capaz de ponerme yo”.

Durante la charla, Belda recordó su peregrinación a pie desde Fortuna hasta la plaza de Las Ventas en el año 2013 para pedir una oportunidad, con momentos tremendamente duros durante el trayecto y el sabor amargo de no haber conseguido su objetivo. Igualmente, tuvo palabras de agradecimiento a las localidades de Lorquí y Abanilla que siempre le apoyaron, y reprochó la actitud cobarde que ha mantenido -respecto a la fiesta de los toros- el alcalde de su Fortuna natal, José Enrique Gil.

Por último, Belda reconoció que no guardaría rencor a la profesión si tuviese que marcharse sin conseguir su objetivo: “Prefiero que se me recuerde como una buena persona antes que como buen torero”, concluyó.

No hay comentarios: